martes, 27 de noviembre de 2007

Caos absoluto

Gritos por todos lado, un cristal rompiéndose, miles de figuras que pasan en un solo minuto... pandemonium total.
El caos.. un estado anormal de las cosas. La naturaleza tiende a que haya un balance entre todos los elementos, por lo que el caos es considerado algo negativo.
Pero por otro lado, ¿no ha sido un estado de alteración anormal lo que ha iniciado con cambios tan significantes como el origen del universo?
Yo creo que el caos es parte extremadamente importante de la vida. De hecho, no solo lo creo sino que estoy segura de ello.
Reflexionando últimamente sobre esto, me he dado cuenta que también hay caos positivo. Son esas situaciones que te hacen tomar una posición; callejones sin salida aparente que te enseñan que no todo puede ser blanco o negro en la vida y te obligan a madurar y aprender a defender lo que piensas.
Caos positivo es también esas pequeñas situaciones que te causan mil problemas por un lado pero que por el otro te alegran la vida, son como pequeños placeres prohibidos que te hacen sonreír.
Claro, son situaciones que siempre nos toman por sorpresa. Son un baldazo de agua fría cuando estabas empezando a calentarte; pero por otro lado, si me pongo a considerar los aspectos positivos que me han traído estas situaciones, me doy cuenta que no solo han valido la pena, sino que han sido los momentos de mi vida en los que más he aprendido.
Así que he aprendido que debo vivir un día a la vez, disfrutando cada momento, aprovechando cada cosa que tengo porque no se cuando se derrumbe todo. Pero también, cuando todo se derrumba, debo recoger mis pedazos del piso y pegarlos y seguir adelante y cuando esté todo bien me daré cuenta de lo mucho que cambié.
Caos, lindo cambio, luz y movimiento en nuestras vidas, el cristal de lo viejo que se rompe enseñándonos un futuro reluciente por delante.

3 comentarios:

El padre de Gaea y Nyx dijo...

El caos. Si investigas el significado de mi nombre, descubriras que segun la mitologia Griega, el caos fue el que creo todo. Basicamente para mi el caos es necesario en la vida. Que gracia tiene un cuadriculado de colores en el canvas, comparado con salpiques de colores hechos al aleatorio? Por supuesto, la moneda tiene dos lados, el feo y el bonito... usualmente la gente ve el caos como malo, pero eso es xq consideran el orden como orden natural, opuesto a mi, yo considero q el orden natural es inexistente, osea, caos... me gusta saber que hay gente que piensa que un poco de caos en su vida, tal vez, solo talvez, podria alegrarla.... sigue escribiendo para poder seguir leyendo....

Daniela dijo...

El caos, sí nos hace cambiar y también se le agradece, nos mantiene fluyendo, imagínese que aburrido ser siempre iguales...el caos que nos saca de la monotonía. La vida necesita ese movimiento desordenado para que valga la pena vivirla.

Anónimo dijo...

Ahora bien tu haces mención de caos bueno y caos malo, pues pienso yo que el caos no es bueno ni malo, mas bien es la maquinaria detrás del orden, cuando un sistema esta en equilibrio (cosa que sucede en la naturaleza con mucha frecuencia) se puede ver al mismo ajustándose para no romper este equilibrio, pero por debajo del lienzo que nos muestra el sistema, el caos actúa lentamente provocando cambios imperceptibles una y otra ves en cada uno de los individuos que forman al sistema, de manera natural cada acción obedece a una reacción y es por eso que estos pequeños cambios no afectan en gran medida el equilibrio del sistema, pero ¿que pasa cuando un cambio es demasiado grande para que el sistema se pueda ajustar solo? Hay es cuando el caos se hace notar, la reacción que conlleva el caos nos puede guiar a situaciones buenas o malas para nosotros pero eso no implica que situaciones malas para ti sean malas para todos, el caos solo es la fuerza que mantiene el movimiento y el flujo en el sistema, no es malo ni bueno pero sus consecuencias afectan o benefician a las partes del sistema independientemente, podemos ver un claro ejemplo en la naturaleza, la evolución ha creado un caótico desfile de especies con miles de diferentes armas y defensas y cada una de ellas genero un pequeño desequilibrio (caos) al entrar en escena perjudicándolos o beneficiándolos en función de cómo se desarrollaron en su medio ambiente.